martes, 19 de febrero de 2013

Capítulo 21: “Ode To My Family”. The Cranberries. (1994)

video




Deprimartes en blanco y negro:



Cuando escuché por primera vez la dulce voz melismática de Dolores O'Riordan, entendí que era un sonido creado para perdurar. Y así fue. Su embriagador efecto yodel al final de cada estribillo hace que lo que canta sea increíblemente difícil de olvidar. Y The Cranberries han existido, para gloria de Irlanda y de todo el mundo, gracias a la manera de cantar de su líder.



En esta hermosa canción, las perpetuamente empobrecidas calles irlandesas abrigan los rostros frustrados de adultos demasiado adultos y los correteos de unos niños cuyos rostros inexpresivos parecen guardarle poca fe al futuro. Y así se logra el marco justo a esta historia de afectos distanciados. "Trata de entenderme, no me des la espalda, porque pasé la mitad de mi vida ahí afuera, seguro que comprenderás. ¿Me ves? ¿Me ves aquí parado? ¿Todavía te agrado? ¿Te das cuenta? ¿Lo sabes?... ¿A alguien le importo?".



Esta oda parece estar cantada por el hijo pródigo que vuelve a casa y le habla a su hermano: "¿Dónde estaba toda esta infelicidad cuando éramos jóvenes y todo nos importaba un rábano? Y es que en ese entonces nos criaron para ver la vida como algo lleno de alegría y digna de ser vivida. Mamá me abrazaba, la sentía abrazarme aún cuando yo estaba lejos. A papá siempre le agradé, pero ahora, ¿a alguien le importo?". Y a pesar de todo esto hay una valoración de los años en que el hijo ausente estuvo alimentando cerdos: “Pero extraño todo aquello, ¿sabes? Porque también me gustaba estar lejos... ¿Y sabes qué? Tú no me encontraste, yo volví solo… ¿Es que a alguien le importo?".



Han pasado los años, y lo único que ha perdurado más allá de mis cambios, es mi núcleo familiar. A pesar de haber intentado suplantarlos inconscientemente con otras familias (espirituales, políticas, etc.), ellos son los únicos que me han abierto siempre los brazos y nunca me juzgaron. Tal vez, lo único que me quede para decirles, a modo de humilde disculpa, es este desgarrador verso de la canción: "Por favor, entiendan que esto en lo que me convertí, no era mi destino; y en todas partes la gente piensa que soy algo mejor de lo que soy en realidad”. Que Dios bendiga a mis padres y a mi hermano. Y también a mi cuñada, que es como un ángel venido de otro mundo para quedarse a vivir en medio de mi familia; y que me ha hecho el extraño regalo de ser llamado tío. Nos vemos el próximo Deprimartes.

2 comentarios:

  1. Brutal. Una cancion estremecedora. Buen blog!👽👍

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario, y por haberte tomado el tiempo de leer esta humilde entrada. Te invito a seguir mi blog, aquí trato de mirar con lupa aquellos temas y artistas que le han hecho algún aporte al costado melancólico y reflexivo del Rock. Saludos.

    ResponderEliminar