martes, 2 de abril de 2013

Capítulo 27: “Wrapped Around My Finger” The Police.

video



Deprimartes enigmático:

Cuántos significados hay en esta canción... Es tan críptica y está tan llena de elementos arcanos, que se presta a muchas interpretaciones. Bien, aquí va la mía: ¡Quiero ser un anillo mágico! (¿El Anillo Único de Sauron? ¿El Anillo de los Nibelungos?) ¡Quiero ser un símbolo de poder total! Escila y Caribdis, dos monstruos mitológicos con los que tenía que enfrentarse Odiseo, y que vivían tan cerca que alejarse de uno era acercarse a la muerte con el otro (¿Estar entre la espada y la pared? ¿Tener que elegir el mal menor entre dos?). La mención de un tal Mefistófeles (¿El demonio que le ofrece la felicidad al Doctor Fausto? ¿El representante legal de Satanás?)... Todos elementos míticos mencionados en esta atrapante melodía que encierra la amenaza de un aprendiz de brujo a su maestro: "Me consideras un joven aprendiz, atrapado entre Escila y Caribdis. Quedo hipnotizado cuando veo el anillo alrededor de tu dedo. Sólo vine buscando conocimiento, de ese que no se aprende en la escuela; y puedo ver el destino que ofreces, convertido en un brillante aro dorado. Me envolveré alrededor de tu dedo". The Police fue, probablemente, la mejor banda de la década del ochenta. En la cima de su popularidad, aclamados por la crítica y cabalgando el éxito, el cerebro de la banda –un tal Gordon Sumner, más conocido por el seudónimo de Sting- decidió abrirse camino por su cuenta; lo cual no fue tan bien recibido por Andy Summers ni por Stuart Copeland, las otras dos moléculas de esta exitosa fórmula. Creo que los únicos que estuvieron felices por esta separación fueron los integrantes de la gran banda irlandesa U2, ya que la desaparición The Police les permitió ocupar su lugar como la mejor banda de Rock & roll por los siguientes… ¡treinta años!

El video fue filmado con una interesante técnica para conseguir esa atmósfera densa y mística. A la hora de grabar, se reprodujo la canción a una velocidad superior a la normal, más rápido. Luego, al editarlo, se empató la velocidad de la filmación con la velocidad original de la canción. Y así se logró esa sensación de que el tiempo transcurre lentamente, como si todo estuviese inmerso en un líquido gelatinoso. Los integrantes de este power-trio, no saltan, flotan a través del oscuro ambiente de este video, que pareciera ser el único tipo de movimiento permitido en un laberinto de candelabros: "Sé que Mefistófeles no es tu nombre, pero veo que quieres lo mismo que él. Muy bien, escucharé atentamente tus enseñanzas, y verás que dan su fruto. Dejaré atrás al diablo y al mar, me desvaneceré en el aire y nunca me encontrarás. Y tu rostro se transformará en piedra, cuando te des cuenta de que tu sirviente es ahora tu amo. Y entonces serás tú el que esté envuelto alrededor de mi dedo". Pensar mucho da dolor de cabeza. Y deprime. ¡Feliz Deprimartes!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario