martes, 9 de abril de 2013

Capítulo 28: “Losing My Religion” R.E.M.

video




Deprimartes decepcionado:



Es casi incomprensible que R.E.M. haya sido una banda norteamericana, ya que siempre tuvieron la calidez y la madurez necesarias para componer una tonada pegadiza, mientras que con sus letras cantaban que el mundo estaba por estallar. Algo que se acerca mucho más a la actitud de una banda europea. Y allá por 1991 no había en el mundo cosa más maravillosa que tratar de conquistar a una chica en un café con esta canción de fondo, el tema que hizo que la mandolina fuera un instrumento apto para el Rock. Pero es un himno que deja entrever una letra desoladora… La lluvia que se avecina al comienzo del video no es otra cosa que la tormenta que arrecia en el alma de un hombre desesperanzado, el cual increpa a Dios batallando con su odio contenido: "La vida es más grande que tú, y tú no eres yo. Y la lejanía a la que iré no es la distancia desde la que me miras… Oh, no, creo que dije demasiado… Me retracto".



Quien canta está comenzando a desengañarse: "Te daré una buena pista: considera esto; ese desliz que hizo que yo me arrodillara ante ti, al final había sido tan sólo un simple error. Y ahora me pregunto si todas estas fantasías no son más que cosas que se derrumban". Cómo no sentirme tan dolorosamente identificado con alguien que ve cómo todo en lo que cree se va al piso sin remedio. Yo también tuve que sufrir en primera persona esa destrucción absoluta del alma que resulta cuando descubrís que todo aquello en lo que confiaste durante veinte años era una mentira. Deus ex machina. Y el cambio de paradigma fue devastador. Vi detrás de la cortina y encontré que no estaba el Mago de Oz. Fue un dolor estremecedor, como despertarse con un brazo o una pierna menos, pero aún mucho peor, porque para el alma no hay prótesis.



"Ese soy yo en aquel rincón. Ese soy yo bajo la luz, el que está perdiendo su religión. Intento mantenerme en contacto contigo, pero no sé si pueda hacerlo... Cada suspiro, cada hora en vela, estoy eligiendo qué cosas confesarte. Intento mantener mi vista en ti, como un tonto herido, perdido y cegado... Oh no, dije demasiado... Pero todavía no dije lo suficiente". Si bien está claro que la canción trata sobre un amor no correspondido, la intención del video siempre fue llevar ese traspié afectivo hacia lo que el hombre siente por un ser superior, una deidad que por alguna extraña razón, guarda una sagrada, inexplicable y lacerante distancia. Esta idea de darle una ambientación espiritual está remarcada por la casi excesiva utilización de imaginería religiosa: aquí podemos ver mártires, ángeles caídos, y deidades hindúes, entre otras cosas.



Michael Stipe, la voz líder de R.E.M. siempre supo cantar canciones sobre no sentirse aceptado, por su Dios y por sus colegas… Ya que es homosexual. En su interpretación se hace carne la voz de alguien que clama en el desierto, la voz de un hombre con el espíritu arrasado porque sólo recibe silencio de parte de su Dios. "Creí escucharte reír, creí escucharte cantar... Creí que me pareció haberte visto intentarlo... Pero eso fue sólo un sueño... Eso fue sólo un sueño... Un sueño". Como nos queda claro con la primera metáfora de este video: de nada sirve llorar sobre la leche derramada… Hasta el próximo Deprimartes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario