martes, 6 de agosto de 2013

Capítulo 44: “Believe”. Lenny Kravitz.

video




Deprimartes de fe:



Otro homenaje a Stanley Kubrick. Este video le rinde tributo al gran director de “2001: Odisea del espacio”, un paradigma cinematográfico acerca de cómo el pasado veía el futuro. Extrañando un poco los acordes de “Así habló Zarathustra”, se nos aparece una alineación planetaria muy similar a la del inicio de la película; la cual nos da la bienvenida a este tema de Lenny Kravitz, en el cual viaja al espacio para encontrarle un sentido a la existencia misma del universo: “Yo soy tú, y tú eres yo; ¿por qué eso habría de ser un misterio?... ¿Quiénes somos nosotros? Pues somos lo que somos, y estamos cabalgando sobre esta gran estrella. Tenemos que ponernos de pie si queremos ser libres”.



El señor Kravitz siempre ha sido un reconocido saqueador de tumbas musicales, un arqueólogo de ese sonido valvular tan típico de los principios de la década del ’70. Su fascinación por esa época lo ha llevado a intentar replicar en más de una ocasión la mezcla exacta de ingredientes para lograr que su música se asemeje a la que se escuchaba cuándo él apenas era un infante, y lo ha logrado. Sus solos de guitarra suenan como si estuvieran extraídos de un álbum de Led Zeppelin: “El Hijo de Dios está ante nuestra cara, ofreciéndonos la gracia eterna. Si así lo quieres, sólo tienes que creer. Porque ser libre es un estado mental. Un día dejaremos todo esto atrás. Sólo pon tu fe en Dios, y un día verás”.



En esa gran película –y básicamente en su libro, obra del genial escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke- se registraban cambios fundamentales en la historia de la humanidad (el mono convirtiéndose en un ser pensante que domina las herramientas, la computadora de una nave que toma conciencia humana asesina, el hombre que visita planetas y evoluciona hacia un ente de energía pura), y aquí Lenny transforma su carne mortal en un ser que es pura fe y amor filantrópico: “El futuro está en nuestras manos. Alcancémoslo. Entendámoslo... Si lo quieres, lo tienes. Sólo tienes que creer. Creer en ti mismo. Porque todo esto es un juego, donde sólo buscamos ser amados”. Aunque en este videoclip el gran Lenny no deja de parecer un bizarro cosmonauta en dreadlocks viajando a una luna de Saturno con su discurso de tele evangelista… En fin… ¡Feliz Deprimartes!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario