martes, 15 de octubre de 2013

Capítulo 53: “Come Up And See Mee (Make Me Smile)”. Steve Harley.

video



Deprimartes bipolar:
Ah, éste tema sí que les va a gustar. De nombre, difícilmente lo conozcan, pero en cuanto lo escuchen seguramente les traerá algún que otro recuerdo. Aquí Steve Harley canta con un acento propio de un argot enrevesado y suburbano del inglés conocido como el “cockney” –de hecho, su banda se llama Cockney Rebel- para hablarle a una chica que lo dejó… Pero la verdad es que escribió este tema como un reclamo a sus ex compañeros de banda, que según él, lo habían dejado en ídem justo antes de afrontar el éxito: “Lo hiciste, rompiste todos los códigos. Tiraste toda tu rebeldía al piso. Arruinaste el juego, no importa lo que digas. Y sólo por dinero, qué aburrido... Ay, ‘Ojos azules’, ¿cómo puedes decir tantas mentiras?”.
Harley es un reconocido tecnófobo, alguien que tiene una aversión pronunciada hacia todo lo que signifique avance tecnológico. Quizá así se entienda un poco más el valor que él le da a sus interrelaciones humanas, especialmente sus amistades. Y el profundo dolor que le causó el desmembramiento de su banda: “No queda nada, te llevaste todo aquello en lo que creía. ¿Cómo puedes ignorar la fe que yo te tenía? Porque yo sé lo que es la fe, y todo lo que vale. Ya vete. Y no me digas que tal vez podamos volver a intentarlo”.
Esa campera tan vistosa usada sobre el torso desnudo daba cuenta muy gráficamente de lo que era la actitud brillante y ególatra de las estrellas del Glam Rock, esa moda musical que resultaría ser la sala de espera de lo que un par de años después se transformaría en la estética general de la música Disco. Los rock stars pretendían estar a una altura distinta de los demás. Tal vez por eso un simple plantón les dolía tanto: “No hay nada más, te lo llevaste todo. A lo mejor sólo te estuviste entreteniendo conmigo. Esto es un juego que debemos jugar. Pero gane o pierda, me es difícil sonreír. Pero debo resistir. Es de uno mismo de quien hay que esconderse”. Después de despacharse con todo tipo de reclamos, nuestro cambiante muchacho revela sus verdaderas intenciones: “Ven a verme, y hazme sonreír. Haremos lo que quieras, nos volveremos locos otra vez”. En fin... ¿Quién no tuvo esta clase de sentimientos encontrados con alguien? ¡Feliz Deprimartes!

4 comentarios:

  1. Vale, yo soy de las que no lo conocían por nombre, ahora si! Como siempre que la escucho, lo admito por casualidad, me deja esa sensación de necesidad de buscarla y definitivamente tenerla cerca para cuando la necesite, de hoy no ha pasado (te robo el vídeo para otra red social, espero no te importe).
    Por lo que cuentas, me cae bien este tipo, yo tengo cierta visión infantil de las relaciones personales importantes, entiendo su decepción.
    Me alegra re-escuchar esta canción.
    De nuevo gran elección y mejor interpretación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llévelo nomás, mi niña. ¿Cómo fue eso de que te queda la necesidad de buscarla y tenerla cerca para cuando la necesites?

      Eliminar
  2. Lo conocía por un compilado de la EMI: "Living in the ´70s". Igual, no es nada especial. Tan solo una canción glam del montón, en mi humilde opinión...

    ResponderEliminar
  3. Respetable, como todas las opiniones. En lo personal, jamás dije que el tema fuera la gran cosa, de hecho, es el único hit más o menos reconocible de este artista. Digamos siempre busco que la letra, la melodía y/o el video se presten para algún tipo de reflexión. Ese es el simple criterio de este humilde blog.

    ResponderEliminar