martes, 29 de octubre de 2013

Capítulo 55: “Someplace Else”. George Harrison.

video



Deprimartes melómano:



“Entraste en mi vida, no sé cómo me encontraste, pero me detuviste justo cuando me encaminaba hacia otro lugar. Me tomó un tiempo decirte: ‘Desearía que seas mía’, y ahora estoy triste como nunca lo estuve, lamentando que nos hayamos separado. Tal vez por un rato, podrías reconfortarme, y quedarte abrazada a mí. Porque te necesito a mi lado, ahora que mi mundo está tan desordenado”. Hay dos cosas que extraño del querido George Harrison. Una era su forma glamorosa de demostrarle a todo y a todos que todo le importaba un rábano. Eso lo convirtió en un ser muy auténtico. Fue el beatle callado, el beatle místico, el beatle tapado; un verdadero caballo oscuro que aprendió a acallar la locura adolescente que rodeó el fenómeno de los Fab Four y logró escuchar su voz interior, la cual tenía un inconfundible acento hindú. Una vez encontrada la voz del alma, uno no tiene otra opción más que ser uno mismo. Y es que todo lo demás, simplemente ya no importa.


La otra cosa que extraño de él son sus solos de “slide”, esa técnica que consiste en tocar la guitarra utilizando un pequeño tubo metálico o de vidrio en un dedo y que hace que las cuerdas suenen de una forma tan melosa. Y el viejo George hacía que su guitarra llorara como un violín azucarado, como en este hermoso tema, en el cual trata de entender el sentimiento que nos queda cuando un amor se nos está muriendo: "Me gustaría que no tuvieras que irte, tal vez así me dejarías entender por qué eliges quedarte más triste que nunca, lamentando que nos hayamos alejado. Y así, por un rato, yo podría reconfortarte y tú te quedarías en mi mente. Te necesito a mi lado, ahora que mi mundo está tan triste y loco”.

George, como buen afecto al séptimo arte que era –llegó a tener su propia y exitosa productora cinematográfica-, participó con este tema en la banda sonora de la película “Shanghai Surprise”, con Madonna y Sean Penn, tema luego reversionado magistralmente para su exitosísimo álbum de 1988 “Cloud Nine” con la producción de su gran amigo y compañero de banda en The Travelling Wilburys, el genial Jeff Lynne, ex líder de la Electric Light Orchestra. En fin, demasiado talento junto… “Soledad, caras vacías, me gustaría poder dejar todo eso en algún otro lugar... Sí, creo que voy a dejarlos en algún otro lugar". Lo mismo voy a hacer yo, querido George. ¡Feliz Deprimartes!

1 comentario:

  1. Esta vez conocía la canción pero solo de soslayo, y admito no sin cierto rubor, que ni siquiera sabía quién la cantaba.
    Me gusta esto de que nos descubras los intríngulis de la maravillas que dejas por aquí.
    Gracias de nuevo por tan genial interpretación
    Feliz semana

    ResponderEliminar