martes, 24 de diciembre de 2013

Capítulo 63: “Chiquitita”: ABBA.

video


Deprimartes nevado:

“Chiquitita, dime qué está pasando; estás encadenada por tu propia tristeza. En tus ojos no veo la esperanza de un mañana. Cómo odio verte así, no hay manera en que puedas negarlo; yo puedo ver lo triste y callada que estás”. Un horrendo muñeco de nieve gigante, con una sonrisa que parece el rictus de un asesino serial, le da un tétrico marco a este video promocional de uno de los hits más grandes de ABBA, ese dúo de matrimonios suecos que resultaron ser la banda de la Europa continental más exitosa de la historia Rock: “Chiquitita, dime la verdad. Soy un hombro sobre el cual puedes llorar. Los mejores amigos son aquellos en los que puedes confiar de verdad. Siempre estuviste segura de ti misma, y ahora te veo tan quebrantada. Espero que podamos superar esto juntos”. ABBA se desenvolvió principalmente dentro de un Pop edulcorado pero elegante, aunque sus canciones más conocidas hayan tenido siempre un tufillo a música Disco; lo que los volvió indispensables en el repertorio de cualquier salón bailable de fines de los años ’70. Luego de su separación, habiendo dejado atrás diez años de carrera, jamás volvieron a reunirse; lo que les dio el status de grupo de culto de aquella época dorada de las pistas de baile con piso luminoso.

La pena que recorre la letra de la canción se contrarresta por el hermoso acople de voces, lleno de palabras tranquilizadoras, de esas diosas de la música que han sido Agnetha y Frida: “Chiquitita, tú y yo sabemos que los dolores vienen y se van, y que las cicatrices finalmente desaparecen. Estarás bailando una vez más y el dolor terminará, no tendrás tiempo de afligirte”.


“Chiquitita, tú y yo lloramos juntos, pero el sol todavía está en el cielo, brillando sobre tí. Así que déjame escucharte una vez más, cantando una canción nueva. Brilla una vez más, como yo lo hice antes”. Hay el deseo de que una futura generación pueda repetir las alegrías que nuestra juventud supo contemplar. Es un deseo más que digno, en el cual cualquier alma se quedaría meditando mientras unas poderosas líneas de piano nos llevan hasta un final glorioso. Ojalá que en el próximo año todos contemos con muchas voces como las de este grupo, diciéndonos este tipo de cosas cuando estemos deprimidos. ¡Feliz Deprimartes para todos!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario