martes, 21 de enero de 2014

Capítulo 67: “My Generation”: The Who.

video



Deprimartes ultra violento:

La juventud es un estado de ánimo. The Who le canta a esa nueva generación que a mediados de la década del ‘60 empezaba a tomar el mundo por asalto, ante la mirada aterrada de unos padres de anciana mentalidad: “¿Por qué simplemente no desaparecen? No traten de simular que les gusta lo que decimos. No estoy tratando de convertirme en el centro de atención; sólo estoy hablando de mi generación. Esta es mi generación, nene”. Esa nueva generación, la que se rebelaría al ritmo del crecimiento artístico del Rock & Roll, era mucho más libre de sus padres que cualquier otra que hubiera visto la historia de la Humanidad. Más libres para escoger su propio destino. Más libres, y más angustiados por la responsabilidad que significa el tener que ser artífice de su propia suerte. Es la angustia que sufre aquel que no tiene a nadie a quien echarle la culpa de sus propios fracasos.


Este  videoclip es un testimonio documental que atraviesa casi tres lustros de la maravillosa historia evolutiva del Rock. A través de las presentaciones de la banda, se pueden adivinar a primera vista las modas que fueron empapando aquellos años: los formalidad inocente de los jóvenes que escuchaban Beat, la psicodelia multicolor del Rock Ácido, la vestimenta grandilocuente del Glam Rock, la onda casual y despreocupada de la música de grandes estadios, la madurez de aquellos que ya tienen su carrera musical hecha. Ninguna banda se veía más potente en escena que The Who. Pete Townshend le enseñó a los guitarristas de la era Rrock cómo había que tocar para ser una mega estrella: con saltos histéricos, girando los brazos como una hélice, y finalmente destruyendo a golpes su instrumento. El genial Keith Moon hacía lo mismo con su batería, luego de tocarla como un mono rabioso, la destruía con un combo de patadas y pirotecnia. Mientras John Entwistle se mantenía sobrio y ejecutaba el bajo con absolutamente todos los dedos de la mano que pulsa las cuerdas -algo que prácticamente no vi hacer a casi nadie más-, Roger Daltrey hacía girar el micrófono sobre su cabeza como quien está por descargar sobre nuestros lomos un látigo de poder. Y cantaba esta canción con un tartamudeo nervioso, como tratando de refrenarse por lo que decía, o como no pudiendo vencer su angustia: “La gente trata de menospreciarnos, y estoy hablando mi generación, tan solo porque andamos por ahí. Las cosas que ellos hacen se ven horriblemente frías; espero morirme antes de llegar a viejo”. A pesar de eso, ésta última y polémica frase es la única que no sufre de tartamudez; está dicha con perfecta seguridad. Yo también espero morirme antes de llegar a viejo; yo también siento que soy representante de una generación que no se condice con la realidad. ¡Feliz Deprimartes!

2 comentarios:

  1. A mi si me hablan de rock no puedo evitar pensar en ellos y en su diana quadrophenica con los colores de la bandera británica. Qué energía y qué manera de tocar!!
    Es curiosa la deliciosa arrogancia que muestran cuando, como bien dices son la generación a la que correspondía tomar decisiones, estar solitos. Es maravilloso verlos plantando cara al miedo que pueda dar la libertad.
    Te lo comparto, no puedo evitarlo :)
    Me encanta la elección y de nuevo la interpretación

    ResponderEliminar
  2. Comparta nomás. Muchas gracias por tus palabras, como siempre.

    ResponderEliminar