martes, 17 de junio de 2014

Capítulo 88: “Never Going Back Again”: Fleetwood Mac. (1977)

video



Deprimartes acústico:

Un hombre parece cantar algo que suena a: “Ya te perdí, así que perdí”. Porque en el amor, resabido es que perder es ganar, y viceversa: “No sabes apreciar el verdadero significado de un triunfo, así que ven a verme otra vez”. Siempre con el sabor agridulce de un reencuentro de muy viejos amigos, aquí canta el gran guitarrista Lindsey Buckingham y le sigue en los coros la talentosísima Stevie Nicks; quienes fueran en su momento la pareja sentimental más extraña del Rock, ya que ella tiene nombre de hombre y él tiene nombre de mujer. A través de sus voces rememoran esta melodía de la exitosa banda que los tuvo como protagonistas durante mucho tiempo: Fleetwood Mac.

Tranquila y armónica, esta pequeña balada casi sin letra dice tanto con su sentimiento evocativo y agridulce… Perteneciente a “Rumours”, su álbum más exitoso, este tema está empapado en la misma ironía que el resto del disco, ya que sólo se ocupa de reflejar una separación, que era exactamente lo que los miembros del grupo estaban haciendo en esos días: “Ella finalmente se derrumbó y me dejó entrar. Y así pude contemplar los mismos lugares en que yo había estado”. Muy simple en el mensaje, me deja como reflexión eso de poder ver reflejado en el desastre de otros todo lo que uno mismo ha atravesado. Y rogar que esas experiencias nos dejen la sabiduría necesaria para saber cómo actuar.


Esta frase refleja un poco mi realidad afectiva, pero estoy seguro que le pasa lo mismo a todo el mundo: “Ya estuve abatido una vez. Ya estuve abatido dos veces. Nunca volveré a estarlo otra vez”. Aunque tenga sólo cinco letras, “nunca” es una palabra demasiado extensa. Y más si perjuramos cosas en su nombre. Aquí queda demostrado; la voz cantante asegura que aunque cayó ya dos veces, nunca más lo hará… Y sobre el final canta algo que bien podría interpretarse como el manifiesto del amor enfermizo que el hombre profesa hacia las piedras con las cuales tropieza: “Estuve abatido tres veces… Nunca volveré a estarlo otra vez”. Hasta el próximo “nunca”. ¡Feliz Deprimartes!

4 comentarios:

  1. Buckingham es uno de lo héroes ignorados de la guitarra. Y Stevie Nicks dtthhhbfg, no puedo hacer comentarios coherentes.
    Deformísimamente, mis recuerdos más arraigados a todo Rumours son de la colimba, porque teníamos un alférez iluminado que lo escuchaba todo el tiempo por el circuito cerrado de la barraca...

    ResponderEliminar
  2. Pues ojalá yo hubiera tenido una formación militar como la tuya, jajaja... Muy afortunado tener semejante fondo musical para la colimba. Y sí, Fleetwood Mac tiene varios temas en su discografía con guitarras afinadas de maneras muy extrañas...
    Un gusto que hayas pasado por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Juan Carlos Delménico18 de junio de 2014, 06:07

    Yo a Stevie Nicks le daba a diestra y siniestra, lástima que después se le cayó el tabique nasal... Buckingham es bueno, pero el más grande violero que tuvo jamás la banda fue el gordo Peter Green (aunque Danny Kirwan o Dave Mason tambíen pasaron por el grupo). Los demás guitarristas del grupo le tienen que hacer reverencia al limado Peter...

    ResponderEliminar
  4. Me da un poco de vergüenza admitirlo en vista de tanto conocimiento extendido en esta entrada, nunca los había escuchado. Otra vez ejerciendo de pequeño saltamontes y descubriendo joyas musicales, merci.
    El mensaje igual es simple, compartido y recompartido por todos en más ocasiones de las que quisiéramos. Ojalá hubiese un nunca en el mejor de sus significados, pero si el nunca es por evasión yo le pego un puntapié y que pase lo que tenga que pasar.
    Voy a trastearlo un rato por eso de escuchar mejor la guitarra de la que habláis.
    Gracias por compartir sabiduría musical y genialidad :)
    Un beso

    ResponderEliminar