martes, 5 de mayo de 2015

Capítulo 117: “9 Crimes”. Damien Rice.

video




Deprimartes aerostático:

Desde U2 a esta parte, Irlanda se ha convertido en una tierra de revelaciones musicales. Especialmente llamativas son aquellas voces que saben explotar la raíz celta que corre por sus venas. Es el caso de Damien Rice, un cantautor cuyos temas apelan siempre a una atmósfera devastada y solitaria, con letras plagadas de dudas que cobijan la angustia sobre lo más básico de la escencia humana: “Claro… Déjame afuera junto a la basura. Eso no es lo que yo haría. Este no es el mejor lugar para estar pensando en ti. Es el peor momento para que aparezca alguien nuevo en mi vida. Es un pequeño crimen, para el cual no tengo cohartada”.

Su voz está ligeramente gastada, como si transmitiera un cansancio no físico, sino más bien del alma. Es el cansancio de ese espíritu cuya única función es buscar respuestas a preguntas que no tienen forma: “¿Y eso está bien? Creo que sí. Darte mi arma cuando sé que está cargada. ¿Eso está bien?... Porque si tú no fuiste quien disparó, ¿cómo es que supones que fui yo?... ¿Eso está bien para ti?”. El video es un obvio y logrado homenaje a ese cortometraje francés de mediados de los cincuenta llamado “Un globo rojo”, tal vez lo mejor que alguna vez se haya filmado en la historia. La simpleza y efectividad de la historia es la misma. Encontrar algo distinto que nos extirpa de nuestra realidad opaca y se cuela como un rayo de sol entre las nubes grises de nuestra vida. Un rayo de sol que hay que disfrutar, porque la felicidad tiene fama de efímera; y suele despertar la envidia y la ira de los demás.

“Este no es el mejor lugar para estar engañándote. Es el peor momento que ella me está haciendo pasar”. La felicidad es un eco lejano que nos deja añorando. Es algo tan inasible como el tiempo, y que más de uno nos quiere hacer creer que es un estado que hay que alcanzar a toda costa. La felicidad es como la lluvia, no se la puede convocar. Sólo hay que estar preparados para cuando llega. Y entender que en algún momento se va… Para volver algún día.

A pesar de lo críptico de la letra de este tema, es obvio el debate interno. Y al final, y luego de tanta duda, se asoma la verdadera respuesta: “¿Eso está bien para ti?... No”. No, no lo está. Nada está bien en realidad. ¡Feliz Deprimartes!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario