martes, 23 de junio de 2015

Capítulo 124: “Let’s Stick Together”. Bryan Ferry.

video




Deprimartes divorciado:

La letra de este tema es una férrea defensa del matrimonio como institución. Y tan férrea es, que sospecho que es ironía pura. A lo largo de los siglos el matrimonio ha demostrado una ineficacia espectacular para hacer felices a la gran mayoría de los que incurren en semejante compromiso. Y no es que hable por experiencia propia –bueno, eso también-, pero es innegable la enorme cantidad de gente que ha llegado al resentimiento mutuo luego de compartir un puñado de años como pareja. Salta a la vista aún del menos perspicaz que el matrimonio no es para todos. Lo curioso es que históricamente hablando, el divorcio es legal desde hace relativamente poco, y aún existen países occidentales donde no está permitido. El odio compartido era entonces la única opción, porque incluso separarse estaba mal visto: “Recuerda que los votos matrimoniales son sagrados. Dios nos ha unido, así que tenemos que esforzarnos por permanecer juntos. Vamos, sigamos juntos. Ya sabes que hicimos un juramento para nunca abandonar al otro”. Qué triste es pensar que estos son los únicos argumentos que se pueden esgrimir para permanecer al lado de alguien.

Roxy Music fue una banda pionera del Glam Rock, allá por principios de los años ‘70. Tuvo la particularidad de saber adaptarse a casi cualquier tendencia surgida durante la década en la que existió, desde el Rock Electrónico, al Disco, pasando por el Soft Rock y la New Wave. Contó entre sus integrantes a dos músicos que terminarían por convertirse en enorme productores de bandas legendarias, como lo fueron Brian Eno y Phil Manzanera. También tocó en la banda Paul Carrack, quien luego fuera el cantante principal de Mike & The Mechanics; pero el principal atractivo de esta exitosa banda fue su frontman, el teatral y elegante Bryan Ferry. Dueño de una voz suave y firme, contaba además con un gusto visceral por las mujeres hermosas que aparecían en las tapas de sus discos. Una de ellas fue Jerry Hall, quien luego fuera la esposa que más le duró a Mick Jagger; y a quien vemos en este video jugando el papel de una perturbadora mujer fatal:  “Ya sabes, nunca extrañas el agua hasta que un día tu pozo se seca. Vamos, démosle a nuestro amor otra oportunidad”.

El último verso del tema hace referencia a un argumento que se transformó en el paradigma de las excusas para continuar casados, sin importar la infelicidad que se padeciera: cuánto sufren los hijos por la separación de los padres. Si bien es un punto válido, también es cierto que a lo largo de la historia de la humanidad, tres de cada cuatro hijos crecieron sin padres, o sólo con uno de ellos. Antiguamente la muerte estaba a la vuelta de la esquina gracias a las guerras, las enfermedades, la poca esperanza de vida, etc. Y en pleno Siglo XX esta justificación se seguía utilizando como excusa para no desobedecer a Dios: “Y si aún tienes dudas, piensa en nuestros hijos. ¿Cómo podrían ser felices sin su mamá y su papá?”. En fin… Parece que, después de todo, algo hemos avanzado en esto de separarnos de quien nos lleva a la infelicidad. ¡Feliz Deprimartes!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario