martes, 27 de junio de 2017

Capítulo 174: “Runaway Train”. Soul Asylum. (1992)

video


Deprimartes alternativo:

La definición de Rock Alternativo es tan amplia y difusa que a lo largo de los años ha ido perdiendo su significado inicial. En teoría se trata de una vertiente del Rock nacida hacia finales de la década del ’80 que trata de escapar de todo lo que le era impuesto a la música popular por ese entonces, valiéndose de sonidos y de instrumentos musicales poco tradicionales; y prestándole mayor atención a todo lo que surgiera de la cultura under, e intentando representarla. Su idea era la de escapar de todo lo que fuera popular y comercial, pero le ocurrió lo mismo que le ocurre a toda vanguardia: se terminó transformando en parte integral de todo aquello que pretendía cambiar. De repente, todos hacían Rock Alternativo; y tan así fue que por aquella época esta definición terminó por usarse equivocadamente para identificar a todo el Rock en su conjunto. En medio de todo ese menjunje sin mucho norte, es que sobresale Soul Asylum, y éste –su tema más exitoso- es un excelente ejemplo del Rock Alternativo: “Te llamé en medio de la noche, como una luciérnaga sin una luz. Pero tú estábas ahí como si fueras una antorcha ardiendo lentamente, mientras que yo era una llave lista para ser girada. Estaba tan cansado que ni siquiera podía dormir. Con tantos secretos que ya no podía mantener. Me prometí a mí mismo que no lloraría, y resultó ser una promesa más que no pude cumplir”.

Videoclip emblemático de la época en que MTV había alcanzado la madurez a la hora de presentar videos en serio, justamente aborda una problemática por lo general olvidada: los jóvenes que abandonan sus hogares y desaparecen de la faz de la Tierra. Y la letra enfoca la huida desde el punto de vista de aquel que decide emprender el escape: “Parece que nadie puede ayudarme ahora, estoy en un abismo y no hay forma de salir. Esta vez sí que me salí de mi camino”. Además de ver a la banda tocando y cantando este tema, en el videoclip nos vamos topando con fotografías de jóvenes, a los que sucede una leyenda con su nombre y la fecha desde la que están desaparecidos: “¿Podrías ayudarme a recordar cómo sonreír? Haz que de alguna forma todo vuelva a valer la pena. ¿Cómo diablos es que me siento tan cansado? Ya los misterios de la vida me parecen tan descoloridos…”. Se hicieron varias versiones de este video, para distintos países en los cuales se transmitió –incluso se hicieron tres versiones distintas para los EE.UU., para ser aireado en zonas diferentes-, presentando casos de chicos desaparecidos de esas zonas. La idea de la banda siempre fue la de utilizar este videoclip como una forma de contactar a estas personas extraviadas y que pudieran regresar a sus hogares: “Me tomé este tren fugitivo para nunca más volver. Aunque vaya a contramano por la vía equivocada, parece como si estuviera llegando a algún lugar. Y es una manera de no estar ni aquí ni allá”.


Por supuesto que la enorme mayoría de la gente no reparaban en el hecho de que aquellos que habían huido lo hicieron por algo. Quien huye intenta liberarse de algún tipo de opresión, de alguna situación que le carcome el alma, de una problemática que envuelve su existencia en tinieblas. Y necesita sentirse libre: “Ahora puedo ir adonde nadie más puede ir. Sé lo que nadie más sabe. Aquí estoy, ahogándome bajo la lluvia, con un boleto para un tren fugitivo. Ahora todo parece tan preciso, el día y la noche, el cielo y la tierra. De alguna manera, simplemente no me lo creo”. Hubo, por supuesto, casos que terminaron de una manera feliz. Chicos que se reencontraron con sus hogares. Pero no todos ellos pudieron escaparle a su triste historia. Muchos jóvenes encontrados se vieron forzados a volver a la realidad de un hogar problemático, con padres violentos o con las mismas situaciones de las cuales habían huído. Y también, hubieron quienes jamás regresaron. Con el tiempo se supo del trágico destino de varias de las personas que aparecen a través de la canción, ya que en varios casos, se los encontró muertos. Y varios otros, simplemente nunca aparecieron… O no quisieron aparecer: “Compré un boleto para un tren fugitivo. Me siento como un loco que ríe bajo la lluvia. Un poco ido, un poco desquiciado, pero aún así esto es más fácil que lidiar con el dolor. Tren fugitivo, no vuelvas nunca más. Tren fugitivo, vete rasgando las vías. Tren fugitivo, quemándome las venas. Huyo, pero nada parece haber cambiado”. Feliz Deprimartes para todos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario