martes, 18 de diciembre de 2012

Capítulo 13: “In The Ghetto”. Elvis Presley. (1969)

video




Deprimartes urbano:



Hoy les traigo a Su Majestad, el único e indiscutido Rey del Rock & Roll: Mr. Elvis Presley. Figura emblemática y casi fundadora de esta era, su poderosa voz –la misma que jamás lo abandonó, ni aún en su triste ocaso- hace que se le guarde un respeto reverencial a cualquier cosa que él cante, y que uno pase por alto la imagen decadente y casi cómica que se tiene de él en sus últimas épocas. Aquí, con una madurez casi inimaginable para un artista rocanrolero, se detiene a contemplar las injusticias de un suburbio marginal: "Mientras la nieve vuela, en una fría y gris mañana de Chicago, un pequeño bebé nace en el barrio pobre. Y su madre llora, porque lo último que necesita es otra boca hambrienta que alimentar. ¿Es que acaso la gente no lo entiende? Ese chico necesitará que lo ayudemos. O crecerá y será un adolescente enojado. Mirá en lo que nos convertimos nosotros. ¿Es que acaso estamos demasiado ciegos como para darnos cuenta? ¿Lo único que hacemos es girar la cabeza y mirar para otro lado?".
 

Uno de los puntos más altos de la canción tiene que ver con el duro cuestionamiento que la letra hace acerca de nuestra propia actitud frente a estas situaciones. Y así, continúa preguntándose impávido cómo es posible que la alienación de la ciudad nos haga invulnerables ante el dolor y la necesidad del prójimo: "Y así, el mundo continúa girando. Y un chico que apenas sabe sonarse la nariz juega en las calles mientras sopla el frío viento en el barrio pobre. Y siente que el hambre lo quema, por eso empieza a deambular por las calles durante la noche. Y aprende cómo robar, y aprende cómo pelear".


La rueda de la vida gira sólo para encontrar su momento cúlmine en la tragedia, sólo para que el círculo continúe girando con una nueva vida: "Entonces, en una noche de desesperación, el adolescente escapa de casa. Compra un arma, roba un coche, intenta huir, pero no llega muy lejos. Y su madre llora, mientras una multitud se reúne alrededor de un joven enojado, tumbado boca abajo en la calle y con un arma en su mano… Mientras ese joven muere, en una mañana fría y gris de Chicago, otro pequeño bebito nace en el barrio pobre. Y su madre llora”. Pura angustia social de parte de uno de los poquísimos cantantes que realmente me levantan el ánimo. Cada vez que escucho a Elvis termino pensando lo mismo: ¡lo que no daría yo por andar por la vida como él, disfrazado de “Captain Marvel”, comiendo sándwiches fritos de banana y mantequilla de maní, y mirando cuatro televisores a la vez! Y a pesar de toda su locura de raíz farmacéutica, el tipo era capaz de este tipo de reflexiones. ¡Larga vida al Rey y feliz Deprimartes!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario