martes, 1 de septiembre de 2015

Capítulo 134: “Tell Her No”. The Zombies.


video




Deprimartes exánime:


Estamos llegando a la mitad de la gloriosa década de los años 60’s, y aquí tenemos una letra muy típica de esa época, cuando el Rock ni siquiera soñaba con la poesía, y aún no había despegado sus líricas de las simples cancioncitas de amor vacías de contenido:  “Y si ella llegara a pedirte que te acerques, si ella te tentara con sus encantos, dile que no... No te quedes con su cariño en tus brazos. No me lastimes ahora, porque su amor me pertenece a mí”.



En esta canción de The Zombies, un adolescente le implora a un tercero en discordia que se mantenga alejado de la chica a la cual aún ama, aunque confiesa que ella seguramente ya no lo tenga en sus planes. Es de subrayar el logrado sonido melancólico del tema, porque más allá de la inmadurez de la postura del muchachito de la canción, no hay mucho más que rescatarle a la letra: “Sé bien que ella es la clase de chica a la cual no le importaría mi amor, pero aún así la amo; así que por favor, no me lastimes”.



Aquí tenemos una banda que se destacaba, al igual que The Doors, por un muy cuidadoso uso de los teclados por parte de Rod Argent; y también por Colin Blunstone, un frontman que sabía bien cómo afrontar sensualmente todo lo que le tocaba cantar, incluso letras como ésta: “Y si ella llegara a decirte que te ama, sólo recuerda que eso ya me lo había dicho a mí”. The Zombies son un caso verdaderamente peculiar. Fueron un grupo que intentó ser parte de la Primera Invasión Británica liderada por The Beatles, pero tenían un sonido más jazzero, y unos arreglos musicales que se daban más la mano con la generación beatnik que con el Rock. Aún así lograron ingresar un par de éxitos en las listas americanas –entre los cuales se cuenta el conocido “She’s Not There”-, y se metieron a los míticos estudios Abbey Road para grabar un disco más. Éste álbum se llamaría Odessey And Oracle, y terminaría por ser un enorme exponente del Rock Psicodélico. Aún hoy es considerado por la crítica especializada como uno de los mejores discos de todos los tiempos. Pero los chicos de la banda se terminaron de pelear en medio de las grabaciones, y jamás lo llegaron a presentar en vivo… En fin… ¡Feliz Deprimartes!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario