martes, 20 de agosto de 2013

Capítulo 46: “Stop Crying Your Heart Out”. Oasis. (2002)





Deprimartes tranquilizador:



Nunca me gustó Oasis. Nunca. No es que sea una mala banda, es que simplemente creo que está sobrevaluada. ¡Llegué a escuchar a cada imbécil queriendo compararlos hasta con The Beatles!... Y encima, este simple grupo de típicos británicos alcohólicos venidos de la clase obrera, no resiste la menor comparación con Blur, su némesis del Brit-pop. La banda de Damon Albarn le saca varios cuerpos de ventaja musicalmente, lo digo con conocimiento de causa, y por más que algún ex joven noventoso quiera matarme a trompadas por esto que sostengo. Pero, al César lo que es del César. Este tema es hermoso: “Espera, aguanta, no tengas miedo, no puedes cambiar lo que ya pasó. Puedes hacer que tu sonrisa brille. No tengas miedo, tu destino hará que continúes”.



En uno de los versos, los belicosos hermanos Gallagher mantienen un improbable diálogo con sus conciencias: “Levántate (levántate), vamos (vamos), ¿por qué tienes miedo? (yo no tengo miedo), nunca podrás cambiar lo que ya pasó”. Más allá de la letra de esta canción, muy difícilmente estos dos personajes pudieran mantener algún tipo de diálogo en la vida real, cuando no hacían mucho más que pelearse y emborracharse.



“Porque todas las estrellas se están apagando, trata de no preocuparte, volverás a verlas algún día. Sólo toma lo que necesites y sigue caminando. Y haz que tu corazón deje de llorar”. La chica del video deambula por las calles soleadas de una ciudad que la ignora. Se la ve arrasada y con la expresión típica de alguien que sufre por algún tipo de angustia existencial. Mientras camina, en los carteles publicitarios no ve sino enormes abismos oscuros. Ella va acunando un bidón de nafta y una caja de fósforos, como una opción válida para terminar con toda su oscuridad. ¿Quemará la ciudad o se inmolará ella misma?...



Hacia la noche se sienta en una esquina cualquiera y medita si hará o no un negocio con su destino: un trueque. Una hoguera fallida a cambio de un día más. Finalmente, un mensaje salvador es lo que hace que el fósforo se consuma sin causar ningún incendio: “Porque todos nosotros somos estrellas y nos estamos apagando, trata de no preocuparte, volverás a vernos algún día... Sólo haz que tu corazón deje de llorar”. Como hace la niña del video, transformemos esos abismos oscuros en pedacitos de cielo. Espero que les agrade. ¡Feliz Deprimartes!

4 comentarios:

  1. A mi si me gustaban, aunque como a ti, me parece mucho, muchísimo mejor banda Blur.
    Si, es linda la canción y positiva...paradoja de deprimartes? :))
    Bonita entrada y genial análisis!!

    ResponderEliminar
  2. Dejemos un pequeño resquicio a la esperanza. Si no, mi melancolía se transformaría en un potencial suicidio. Tomándome una licencia en un blog necesariamente rockero como éste, me atrevo a citar lo que dice aquel tango: "Y aunque el olvido, que todo destruye, haya matado mi vieja ilusión; guardo escondida una esperanza humilde, que es toda la fortuna de mi corazón".

    ResponderEliminar
  3. Quizá exagere pero me cambio la vida.

    ResponderEliminar
  4. Creo que sí exageraste. De todas maneras, muchas gracias por tu comentario, amigo anónimo.

    ResponderEliminar