martes, 4 de agosto de 2015

Capítulo 130: “Cry Baby”. Janis Joplin.

video




Deprimartes desgarrado:

“Llora nene, llora… Amor, bienvenido a casa”. Qué cálida bienvenida que habrá recibido quien llegara a la casa de Janis Joplin… ¿Qué más puede contarse de “La Perla” que aún no se haya dicho hasta el hartazgo? Tal vez por el tamaño de la leyenda que nos dejó, es muy difícil pensar en otra voz femenina que supere su garganta desgarrándose a gritos en esta canción: “Amor mío, sé que ella te dijo que te ama mucho más que de lo que yo te amé. Pero todo lo que sé es que ella te dejó, y tú juras que no sabes por qué. Pero ya sabés, mi amor, que yo siempre estaré cerca si me necesitas. Así que ven y llora, bebé…”.

En esta canción, sentida como pocas, Janis le canta a un ex novio que se ha marchado en busca de otro amor, el cuál también ha perdido. Y ella no le pide que vuelva para reconfortarlo, sino algo mucho más humano. Le ofrece compartir sus lágrimas, hacerse cargo de su tristeza, vivir el amor de una manera sufrida; en las malas y en las malas: “Ya sabes que nadie va a amarte de la forma en que yo lo intenté. ¿Quién se hará cargo de toda tu tristeza, y de todas tus angustias? Y si me necesitas, ya sabes, yo siempre estaré cerca… Oh, nene, como siempre quisiste que fuera”. Tal vez ese sea el verdadero amor…

“Cuando te fuiste a recorrer el mundo me dijiste que lo hiciste para ver adónde terminaba el camino. Tal vez termines dándote cuenta de que el camino termina en Detroit, o tal vez termina en Katmandú”. El objeto del amor de Janis se marcha para buscar su destino. En un momento de su vida sale a la ruta tratando de encontrarse a sí mismo, como un manifiesto de no pertenencia al lugar en el que se encuentra. Exactamente lo que le ocurría a la señorita Joplin, quien a esa altura de su vida añoraba encontrar una única cosa válida que le diera sentido a su existencia: “Puedes irte a recorrer el mundo, tratando de averiguar qué hacer con tu vida, nene; pero en realidad sólo tienes que hacer una cosa bien. Sólo tienes que hacer una sola cosa bien en este mundo. Tienes a una mujer esperándote aquí, y tú sólo tienes que ser un buen hombre, una sóla vez, para tu única mujer. Y ese será el fin del camino, amor. Yo sé que aún tienes más lágrimas que necesitas compartir conmigo”.

A pesar de haber tenido decenas de amantes de ambos sexos -entre los que se incluían integrantes de The Grateful Dead, de Jefferson Airplane, y otros músicos gloriosos como Kris Kristofferson y nada menos que el gran Leonard Cohen-, el alma de Janis estaba atravesada por una soledad indomable. Es conocida su declaración acerca de que hacía el amor con miles de personas sobre el escenario, pero se iba sola a casa cada noche. Era evidente que no pertenecía a ningún lado, y sus enormes inseguridades así se lo demostraban; arrojándola una y otra vez a los excesos del alcohol y las drogas, hasta que una noche de 1970 el exceso fue demasiado: “Y si alguna vez te sientes solo, quiero que vuelvas aquí con tu nena. Si alguna vez quieres un poco de amor de una verdadera mujer, ven y llora, nene”. Donde quiera que esté, ojalá que haya encontrado el verdadero amor... ¡Feliz Deprimartes!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario