martes, 8 de diciembre de 2015

Capítulo 148: “I Ran”. A Flock Of Seagulls.

video




Deprimartes psitácido:



A Flock Of Seagulls fue una agrupación que contaba con un líder de nombre Mike Score, cuyo extraño peinado terminó por ser una representación icónica de la estética ochentosa. En más de una ocasión, Mike se quejó de que la audiencia parecía que iba a sus conciertos a curiosear los peinados que usaba la banda en lugar de ir a apreciar las canciones. Y en sus shows cantaban un tema que decía así: “Caminaba por la avenida, nunca pensé que podría encontrame a una chica como tú. Con el pelo castaño y los ojos leonados, esa clase de ojos que me dejan hipnotizado”.



Estamos frente a una típica banda de Synthpop, ese género de principios de la década del ’80 que fue una especie de primer paso –junto con la New Wave- como para ir saliendo de la fiebre Disco. Aún persiguiendo el formato exitoso de cualquier canción de Rock comercial, en este caso primaban los instrumentos electrónicos como las cajas de ritmo, las baterías no analógicas, y muy especialmente, los sintetizadores. Esto abarataba muchísimo la producción musical, y permitía darle mayor presupuesto a un elemento de promoción hasta esas épocas menor: el videoclip: “Una nube aparece sobre tu cabeza, un rayo de luz la atraviesa brillando sobre ti. La nube se acerca más y se convierte en una aurora boreal que se deja apreciar”. A partir del comienzo de esa década entramos en una etapa en la cual el videoclip comenzaba a convertirse en un hecho artístico. Gracias al advenimiento de MTV, la sociedad empezó a dimensionar esta nueva forma de comunicación, en la cual una banda podía ilustrar su canción con una historia contada en menos de cinco minutos. Y, obedeciendo y potenciando a los cánones de la época, la estética era súper recargada de colores. En este caso vemos mucho maquillaje, mucho papel de aluminio, mucho plano giratorio en las cámaras, y mucha máquina de humo… Sólo para mostrar cómo el señor Score toca el teclado con un único dedo la mayoría del tiempo.



“Extiendo una mano para tocar tu cara, y tú lentamente desapareces de mi vista, y luego vuelves a aparecer. Extiendo una mano para intentarlo nuevamente, y ya estoy flotando en un rayo de luz contigo”. La canción parece reducir su temática a la ingobernabilidad de los sentimientos –algo en lo que se basa absolutamente toda telenovela-, que consiste en el hecho de no poder dominar nuestras emociones a voluntad, sino que las mismas tienen una suerte de autodeterminación. El corazón es la anarquía del cerebro. Por más que corramos y corramos, no podemos escapar de alguien que se grabó como un hierro incandescente en nuestra memoria. Pero no es algo tan terrible. En definitiva, a todos nos ha pasado alguna vez: “Y corrí. Corrí tan lejos, simplemente corrí toda la noche y todo el día. Y aún así no pude escaparme”. ¡Feliz Deprimartes!

1 comentario:

  1. Muy buena canción y entrada. Y es verdad, tocaba con un sólo dedo!!!

    ResponderEliminar