martes, 28 de abril de 2015

Capítulo 116: “Wonderful Life”. Black.





Deprimartes lacónico:

Colin Vearncombe, más conocido por su seudónimo artístico de Black, es un cantautor nacido en Liverpool –la meca de la música-, y que supo tener su cuota de gloria allá por fines de los ochenta. Su tema más exitoso está presentado a la postre con un premiado videoclip en blanco y negro, verdadero antecesor de los videos incoloros de la década del ’90. En él nos muestra escenas de lo que ocurre cotidianamente en un paseo costero. Rostros simples, vecinos sin preocupaciones, actividades sin mayores complicaciones. A primera vista, una vida sencilla y predestinada a la felicidad. Pero no: “Aquí voy, haciéndome a la mar otra vez. El brillo de sol llena mi cabello de luz, y el aire parece lleno de sueños. Hay gaviotas en el cielo que se reflejan en mis ojos tristes. Todo esto se siente tan injusto, porque pareciera haber magia en todas partes”. El protagonista del video sólo logra ver el mundo a través de sus ojos ensombrecidos. Cosas y personas sin colores, sin sofisticación, sin profundidad. Todo lo que canta está lejos de sonar como un manifiesto del optimismo, y se lo ve siempre cabizbajo, con la mirada perdida, con una expresión de resignación desabrida cruzándole el rostro; y en el mejor de los casos se le asoma una mueca que apenas puede catalogarse como sonrisa: “Mírame, aquí parado, totalmente a la deriva. Pero firme a pesar de todo”.

No parece haber ningún rastro de convencimiento en las palabras de este cantante. Todo ese dechado de esperanza que aparenta ser la letra del estribillo está dicho como quien necesita afirmar algo como para creerlo realmente. En teoría, no tiene sentido tener este sentimiento amargo que nos come el alma como si fuera un ácido, ya que ésta es una vida maravillosa… ¿No es cierto?: “No tengo por qué correr a esconderme, ya que esta es una vida maravillosa. No tengo por qué llorar ni reír. Es una vida maravillosa”.

Yo estuve allí. Estuve en esos lugares llenos de colores sólo para los demás. Todo es gris cuando no hay razones para vivir. Y el resto de la humanidad no logra comprenderte. Se siente como si te odiaran. Sus miradas resultan lacerantes, rayos hirientes parecen partir de sus pupilas: “El sol está en tus ojos, el calor en tu pelo. Y sin embargo todos parecen odiarte sólo por existir. Y necesito un amigo. Oh, cómo necesito un amigo. Alguien con quién sentirme feliz, y así ya no estar tan solo”. La soledad es un elíxir que pocos sabemos degustar. Parece un placer sólo destinado para aquellos que nos sentimos unos extranjeros de la vida, unos desorientados de esta realidad, unos visitantes de esta existencia. En definitiva, y como se ve en el video, siempre habrá quien camine con su paraguas abierto bajo el sol… ¡Feliz Deprimartes!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario